La nueva Europa: más de 300 personas condenadas por terrorismo en Bélgica

En Reino Unido,  el MI5 ya se declaró “incapaz” de controlar a las decenas de células terroristas activas en el país.

Los sucesivos gobiernos belgas han mostrado su incapacidad para frenar la proliferación de terroristas vinculados al islamismo en el país.

La amenaza terrorista sobre Bélgica es muy elevadas. El fiscal federal Frédéric Van Leeuw ha desvelado que, en una país con una población de poco más de 11 millones, 360 personas han sido condenadas por terrorismo en los últimos años.

“Más de 360 personas fueron condenadas en Bélgica por actividades relacionadas con el terrorismo”, ha aseverado Van Leeuw.

En Reino Unido, las autoridades han batido cifras de detenciones relacionadas con el yihadismo y 100 terroristas han sido llevados ante la justicia. Un 39% más que el año anterior en esta época del año según los datos del Ministerio del Interior.

La policía de Londres explicó la situación que vive la capital británica: “El número de arrestados puede explicarse en gran medida con los cinco ataques terroristas que sufrimos el pasado año. No debe confundirse con una reducción de la amenaza o un aumento de los medios para controlarlos”.

“De hecho, el número de investigaciones activas llevadas a cabo por los Servicios de Seguridad ha alcanzado su nivel más alto de siempre”, aseveraron.

En 2017, el MI5 ya se declaró “incapaz” de controlar a las decenas de células terroristas activas en el país, pero la amenaza ha ido en aumento. Según una información del periódico The Times, 23.000 islamistas han sido identificados por los servicios de inteligencia como posibles terroristas, pero sólo 3.000 son vigilados a diario.

Cabe recordar que los autores de las masacres en Londres y Manchester estaban en el primer fichero, pero los responsables del MI5 consideraron que no representaban suficiente amenaza. La incapacidad de la Inteligencia británica para investigar a las células activas obliga a realizar una lista de prioridades. En esta lista se incluye a aquellos sospechosos que se cree que representan una mayor amenaza, mientras que para otros se cierra la investigación y pasan al grupo de “antiguos sujetos de interés”.

Richard Kemp, jefe de la célula de coordinación antiterrorista del primer ministro británico, alertó en una entrevista en La Gaceta sobre la gravedad de la situación: “El Gobierno británico ha incrementado los fondos contra el terrorismo, pero no hay dinero suficiente en ninguna parte del mundo para monitorear constantemente a 23.000 personas. Por eso estoy a favor de la política de deportaciones, pues ayudaría a reducir el número de sospechosos a los que vigilar”.

El retorno a casa

Las pérdidas territoriales del Estado Islámico, el grupo terrorista convertido en marca global para reivindicar cualquier ataque alrededor del mundo, han provocado desde finales de 2017 una vuelta progresiva de los muyahidines a sus países de origen. Los combatientes y sus familias se valen de la permeabilidad de la frontera turca -convenientemente controlada por Tariq Erdogan- para regresar a Europa.

Un estudio del Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización del King’s College de Londres denunció la inacción de las autoridades ante este fenómeno y la creciente amenaza que supone el regreso las mujeres y los niños de territorios dominados por la organización terrorista.

“Europol arrestó a 96 mujeres por cargos relacionados con el terrorismo en 2014, 171 en 2015, 180 en 2016 y 123 en 2017”, señaló el estudio, que adviertió acerca de los planes de la organización terroristas para estas mujeres y niños: “El Estado Islámico cuenta con ellos para lograr que su ideología avance en Europa”.

por Arturo García.

San Vicente de la Barquera (Cantabria). 1991. Comenzó su trayectoria en Popular Televisión para después dar el salto a La Gaceta, el diario digital del grupo Intereconomía. Responsable de portada y especialista en las cuestiones internacionales, sobre todo en las relativas a inmigración y yihadismo.