Houellebecq: ‘La Unión Europea es una idea estúpida. Un mal sueño’

El escritor francés critica la censura actual y la falta de espacio mediático de los discursos alternativos.

Michel Houellebecq ha publicado un artículo de opinión en que denuncia la lucha histórica que Europa siempre ha mantenido con el Islam: “Es algo que siempre ha existido, pero ahora ha vuelto al primer plano”.

PUBLICIDAD

Houellebecq ha explicado la crisis que vive la Unión Europea y ha exigido su disolución para que Francia “vuelva a ser” un país independiente.

“Creo que en Europa no tenemos un lenguaje común, ni valores comunes, ni intereses comunes, que, en una palabra, Europa no existe, y que nunca constituirá un pueblo ni apoyará una posible democracia (ver la etimología del término), simplemente porque no quiere constituir un pueblo “, ha mantenido Houellebecq.

“En resumen, Europa es solo una idea estúpida que gradualmente se ha convertido en un mal sueño, del cual eventualmente nos despertaremos”, ha sentenciado.

Censura a los discursos alternativos

En su artículo para Harper’s, el escritor ha advertido sobre la censura actual y la falta de espacio mediático a los discursos alternativos.

“Los estadounidenses ya no están preparados para morir por la libertad de prensa”, ha mantenido  Houellebecq, y ha agregado “Además, ¿qué libertad de prensa? “Desde que tenía doce años, he visto cómo el rango de opiniones permisibles en la prensa se reduce constantemente”.

Houellebecq ha denunciado la caza de brujas contra el escritor conservador Éric Zemmour, autor de El suicidio francés, un ensayo que señala que la sociedad francesa ha sido muy dañada por el neoliberalismo, el islam y la corrección política.

Zemmour, uno de los mayores conocedores de la realidad del islam en Francia, lanzó una bomba en una intervención pública al asegurar que “la guerra civil está más cerca y las autoridades lo saben”. Haciendo referencia a fuentes próximas al Estado Mayor francés, Zemmour desveló que efectivos de las Fuerzas de Seguridad francesas habrían recibido información de sus colegas israelíes para controlar este tipo de situaciones.

Zemmour explicó que, para entender la situación del país, el primer paso es entender que “islam e islamismo son lo mismo”. “El discurso globalista inventó en Francia la palabra islamismo para hacer como con otras religiones (véase cristianismo) y equilibrar, pero en el siglo XX nadie hacía esta distinción”.

“Lo que nosotros llamamos islamista, ellos lo llaman el islam. Las suras del Corán hablan de degollar a cristianos y a judíos y el propio Mahoma degolló a muchos de ellos”, recordó Zemmour.

Zemmour puso de manifiesto un fenómeno que se viene repitiendo en los barrios periféricos de las grandes ciudades europeas: la creación de grandes barrios musulmanes donde la ley islámica ha sustituido al Estado. “Es necesario afrontar el problema en muchas zonas. Hay innumerables barrios donde las “no-go zones” son habituales. Allí no se vive a la francesa, sino al estilo musulmán”.

“¿El futuro de Francia pasa por lugares donde los hombres se visten con túnicas, las mujeres no tienen permitido salir de casa y las costumbres no tienen nada que ver con la tradición occidental?”, se preguntó Zemmour,

Houellebecq, cuyo libro Sumision, advierte sobre la llegada al poder de un partido islámico en Francia, se publicó días después de la masacre de Charlie Hebdo, también ha sido perseguido por sus textos.

En 2002, el autor fue llevado a juicio por odio racial y fue absuelto después de decir denunciar los objetivos del Islam en Francia. Desde entonces, Houellebecq lleva protección tras ser amenazado por los terroristas islámicos,

por Arturo García.

San Vicente de la Barquera (Cantabria). 1991. Comenzó su trayectoria en Popular Televisión para después dar el salto a La Gaceta, el diario digital del grupo Intereconomía. Responsable de portada y especialista en las cuestiones internacionales, sobre todo en las relativas a inmigración y yihadismo.