El efecto Sánchez: la llegada de inmigrantes menores de forma irregular se dispara en más de un 400%

El pasado lunes fueron detenidas un total de cinco personas en Cádiz acusadas tráfico ilegal con inmigrantes menores de edad (MENAS). Según fuentes de la Guardia Civil, el líder de esta organización criminal captaba a los inmigrantes menores de edad a través de los centros de acogida de Andalucía, aprovechaba el momento en el que salían de dichos centros para trasladarlos hasta una vivienda de la organización donde eran retenidos hasta que sus familiares desde Marruecos enviaban la cantidad que exigían para dejarles en libertad.

La operación denominada ‘GUARDERIA’ se ha llevado a cabo en las provincias de Murcia y Cádiz. Dicha investigación se inició el pasado mes de agosto en la localidad de San Pedro del Pinatar (Murcia), cuando un menor de nacionalidad marroquí declaró ante la Guardia Civil que había llegado a nuestro país a través de traficantes dedicados a organizar la llegada de inmigrantes marroquíes a España. Los agentes pudieron averiguar que tras la llegada de estos menores a los centros de semi internamiento, eran trasladados por parte de la organización criminal a una vivienda aislada de grandes dimensiones situada en Puerto Real (Cádiz), desde allí eran posteriormente trasladados a través de autobuses a otras provincias de la geografía española.

PUBLICIDAD

Según afirman desde la Comandancia de Cádiz, esta red criminal contactaba con posterioridad con sus familiares en Marruecos y les solicitaba el pago en efectivo de entre 400 y 500 euros por cada uno de los menores como condición para ponerles en libertad. En total más de una veintena de menores podrían haber sido sustraídos de la tutela de la administración por parte de estos traficantes.

En los registros realizados en los inmuebles situados en Puerto Real (Cádiz) se llegó a localizar un menor tutelado que desde el día anterior se había dado por desaparecido en un centro situado en la localidad de El Bosque (Cádiz). El menor fue trasladado nuevamente para el reingreso en dicho centro de acogida. La investigación ha concluido con la identificación y localización de dos varones de nacionalidad marroquí, de 31 y 36 años, una mujer de nacionalidad española, de 32 años, y otros dos varones de nacionalidad española, de 31 y 27 años.

Los MENAS en cifras

Remontándonos al año 2015, el total de MENAS que llegaron a nuestro país fue de 414. Al año siguiente, en 2016, el total de inmigrantes menores de edad se incrementó levemente hasta un total de 588 MENAS. En el año 2017 el incremento fue de más de un 398% con respecto a los datos del año anterior, y de un 566% si se compara con los datos del año 2015. La cifra total de MENAS que llegaron a nuestro país en el año 2017 fue de 2.345.

Según la Memoria Anual de la Fiscalía, en el año 2017 el 97% de estos MENAS eran varones y, en su mayoría, de procedencia marroquí (56,3%) y Argelia (19,9%), seguidos por países del África Subsahariana como la República de Guinea (8,4%), Costa de Marfil (7,5%) o Gambia (2,8%).

Llegadas de menores en patera – Fuente: Fiscalía

El aumento de la llegada de MENAS a nuestro país ha supuesto también un aumento de las diligencias para la determinación de la edad de los mismos. En 2017 el numero de diligencias se cifró en un total de 5.600, lo que supuso un aumento de un 48% con respecto al numero de diligencias totales llevadas a cabo en el año 2016 (2.971). Por otro lado, la Fiscalía apuntaba a que durante el año 2017 se incoaron un total de 254 procedimientos con el objeto de perseguir el trafico ilegal de inmigrantes, 24 procedimientos más que en el año 2016.

En el Registro de Menores Extranjeros No Acompañados, a fecha de 31 de diciembre 2017, figuraban inscritos un total de 6.414 menores bajo la tutela o acogimiento de los servicios de protección. De ellos 581 son niñas y 5.833 son niños. Se registro un incremento de 60,47% respecto de los 3.997 inscritos en el año 2016. El mayor número de estos MENAS se encontraban acogidos en Andalucía (2.209), seguida de Melilla (917); Cataluña (805); País Vasco (695); Madrid (478); Ceuta (261); Comunidad Valenciana (296); Murcia (224); Canarias (123); Castilla-La Mancha (79); Galicia (71); Asturias (70); Castilla y León (46); Aragón (43); Baleares (35); Cantabria (31); Navarra (21); Extremadura (9); y,1 en La Rioja.

Por otro lado, resulta un tanto impactante encontrar en la Memoria de la Fiscalía de 2018 que en 2017 existía un total de 1.293 menores, 95 niñas y 1.198 niños, que figuran como «en fuga» lo que significa que existe constancia de que en un momento han estado en contacto con un servicio de protección y lo han abandonado, ignorándose su paradero actual. De ellos, en Andalucía constaban 343 en tal situación; 308 en el País Vasco; 266 en Melilla; 142 en Ceuta; 62 en Murcia; 60 en la Comunidad Valenciana; 29 en Cataluña; 16 en Cantabria; 15 en Castilla-León; 14 en Madrid;12 en Aragón; 9 en Canarias;8 en Castilla-La Mancha; 7 en Asturias; 1 en Extremadura y 1 en Galicia.

A falta de los datos de la Memoria Anual de Fiscalía 2019, en el mes de abril del año pasado y acorde a datos oficiales proporcionados por el Ministerio del Interior, el numero total de Menores Extranjeros No Acompañados (MENAS) era de aproximadamente 6.000. Tras la entrada de Sánchez en el poder, esta cifra se ha visto duplicada, y el 2018 cerraba con un total de 12.437 MENAS tutelados por el Gobierno a través de las administraciones de las diferentes comunidades autónomas. Esta cifra supone un aumento de más de un 400% de los MENAS llegados con respecto al año 2017 y más de un 2.300% de la media registrada entre los años 2015 y 206 (501).

Llegada de MENAS 2015-2018

Caos y desesperación en el Servicio Andaluz de Salud

En declaraciones para El Debate, uno de los profesionales que en la actualidad forma parte del SAS y que se encuentra desempeñando sus funciones en los diferentes centros de menores de la provincia de Sevilla, ha querido manifestar su desconcierto y malestar ante el fuerte incremento de la presencia de estos menores en los centros de Andalucía, así como la gran preocupación que manifiesta ante la nula información que por parte de la Junta de Andalucía se ha proporcionado a estos profesionales en los últimos meses.

Según manifestaba para nuestro medio, lo que ocurre en estos momentos en los Centros de Acogida dependientes de la Junta de Andalucía es “muy peligroso” ya que no disponen hasta el momento de un protocolo de intervención en materia de salud que les capacite para actuar ante diferentes patologías que muchos de estos profesionales desconocen. “Tenemos protocolos de actuación pero que nada tienen que ver con esto, protocolos de cuando llegaban a nuestro país menores saharauis en régimen de acogida (…). Algunos llegan con sarna, otros con fiebre, y no disponemos de historiales médicos que nos puedan orientar acerca de sus enfermedades (…). Los médicos del SAS no están especializados en medicina tropical, ni ha habido reuniones, ni coordinaciones, ni ningún tipo de formación para tener unas ideas básicas”, afirmaba en una conversación telefónica para El Debate.

Vista general del cortijo El Águila Real, en la localidad sevillana de Guillena, reacondicionado en la actualidad como Centro de Acogida – Fuente: El País

 

En reiteradas ocasiones mostraba para nuestro medio una constante preocupación debido a la actual saturación a la que tienen que hacer frente, “no se amplia el personal y cada vez son más”, citaba para El Debate. También reconocen tener miedo a denunciar su situación por temor a represalias y a ser trasladados a otro puntos de Andalucía. Por otro lado reconocía que estos inmigrantes menores de edad “vienen con la idea de que aquí tienen todo” y se sentía decepcionado al ver que “se les dan muchos recursos que a otros ciudadanos españoles se les niegan”.

También quiso destacar el arcaico procedimiento a la hora de identificarles, según citaba en la conversación mantenida para nuestro medio, “su identificación se basa en un folio en el que hay una fotografía, un nombre y una edad”. Reconocía asimismo que muchos de estos supuestos menores no aparentan estar en minoría de edad, algo que coincide con los datos que en su día también proporciono la Fiscalía a través de una de sus memorias, donde quedaba evidenciado que aproximadamente un 50% eran menores frente a otro 50% que no lo eran.

Numero de expedientes de determinación de edad 2015-2017 – Fuente: Fiscalía

Por último, reconoce que en la actualidad el temor a represalias les impide manifestar lo que realmente esta ocurriendo en torno a estos centros, pero que no descartan en un futuro emprender acciones de algún tipo si la situación continua  siendo insostenible.

En resumen, nuestro país tiene en estos momentos un serio problema con los inmigrantes menores de edad. En un año el incremento ha sido de más de un 400%, los centros se encuentran totalmente desbordados, más de un tercio de estos menores se escapan de estos centros y dejan de ser controlados por la administración, algunos son nuevamente captados por mafias como ha desvelado la reciente operación ‘GUARDERIA’, otros terminan delinquiendo como evidencian numerosos informativos y solo unos pocos vuelven a ser reingresados en los centros de origen.

 

por Rubén Pulido.

Jerez de la Fra. (Cádiz) - 1985. Ingresó a los 18 años en el Ministerio de Defensa, durante su etapa militar hasta su excedencia voluntaria (tras más de 11 años de servicio) ha realizado diversos cursos de perfeccionamiento, alcanzando así una serie de aptitudes que le confieren un especial olfato para el análisis de la actualidad en nuestro país. Empresario desde su excedencia, Rubén Pulido se dedica en la actualidad a dirigir inversiones y analizar todo lo que ocurre en nuestro país en materia de inmigración.