VOX es el voto útil de la derecha

En el PP están realmente preocupados con VOX. Y no es para menos. Todas las encuestas están pronosticando un auténtico torrente de votos desde el partido de la gaviota al partido de Santiago Abascal.  

Y Pablo Casado no sabe qué hacer.  Se le nota angustiado, dando tumbos de un lado a otro. Un día quiere competir con VOX por la derecha. Al día siguiente, tras recibir la regañina del sector progre de su partido, modera su mensaje.  Así que, ante la falta de argumentos para parar a VOX, al bueno de Casado no se le ha ocurrido nada más original que apelar al voto útil. Y además se ha atrevido a poner un ejemplo: si en Segovia un número importe de votantes de PP deciden pasarse a VOX, el PP puede perder un escaño a favor del PSOE

PUBLICIDAD

¿Tiene razón Casado? ¿Es cierto que la fragmentación del voto de la derecha puede hacer que el PSOE gane escaños en provincias pequeñas?  Si analizamos los números es fácil demostrar que lo que dice Casado no tiene demasiado fundamento. 

Veamos primero como funciona el sistema D’Hondt y como se aplicó en la provincia de Segovia en 2016. Y después veamos cómo se aplicaría en 2019 con los resultados que están pronosticando las encuestas.

Para aplicar el sistema D’Hondt se divide el número de votos de cada partido, de forma sucesiva, por el número de escaños en disputa. A continuación, se van asignando escaños por orden a cada uno de los cocientes resultantes.

En Segovia en 2016 el resultado fue el siguiente:

 

  • PP 40.095 (45,46%)
  • PSOE 18.952 (21,49 %)
  • Podemos 13.514 (15,32%)
  • Ciudadanos 13.336 (15,12%)

De esta forma, la asignación que se produjo en 2016 fue la siguiente:

  • Escaño número 1: PP (40.095)
  • Escaño número 2: PP (20.047, que es el resultado de dividir 40.095 entre 2)
  • Escaño número 3: PSOE (18.952)

Ciudadanos y Podemos se quedaron fuera del reparto.

¿Puede pasar lo que dice Casado? ¿Si los votos del PP se van a VOX puede llegar la izquierda a ganar un escaño a costa del PP?

Los resultados de los actuales sondeos hacen muy poco probable la profecía de Casado. Las encuestas están dando a VOX entre un 12% y un 14% de los votos a nivel nacional.  Teniendo en cuenta la escasa implantación que todavía tiene VOX en determinadas regiones como el País Vasco o Canarias, parece normal asumir que VOX en Segovia obtenga un 16% de los votos.  Para ser prudentes en nuestros cálculos, asumamos que todos esos votos vienen del PP.

Asumamos también, para ponernos en un caso realmente hostil a los intereses de la derecha, que Podemos pierde un 40% de los votos a favor de Pedro Sánchez, convertido en nuevo adalid del antifascismo.

Asumamos por último que, tal y como dicen las encuestas, Ciudadanos se queda igual porque los votos que se lleva del PP son, más o menos, los que pierde con VOX

El reparto de votos y escaños en Segovia quedaría de la siguiente forma.

  • PP 25.983 (1 escaño)
  • PSOE. 24.358 (1 escaño)
  • VOX 14.112 (1 escaño)
  • Ciudadanos. 13.336
  • Podemos 8.108

Recordemos que hemos sido extremadamente prudentes en los cálculos y hemos supuesto que todos los votos de VOX vienen del PP. Algo que no es así porque sabemos que un tercio de los votos de VOX vienen de la abstención, de nuevos votantes e incluso de unos votantes de izquierdas decepcionados por el triste espectáculo que están dando los bolivarianos. 

La realidad es que, con la fragmentación actual del voto, en la que ningún partido va a ir más allá del 30% en ninguna provincia, el sistema D’Hondt deja de favorecer al partido más votado y lo que hace es, precisamente, lo contrario: repartir los escaños de forma homogénea entre los partidos.

Así, en las provincias de 3 diputados, le dará un escaño a cada partido. Igual pasará en las provincias de 4. En las de 5, sólo conseguirá un segundo escaño la lista más votada si la quinta fuerza, que parece que va a ser Podemos, se desploma. 

En Castilla León en 2016 el PP tuvo el sistema D’Hondt muy a su favor. Obtuvo 18 diputados de 31. Si a eso le sumamos el escaño que obtuvo Ciudadanos, el Centro y la Derecha llegaron a tener 19 escaños.

Con las apretadas encuestas actuales, el reparto previsible será 9/10 escaños para el primer partido, 9 escaños para el segundo, 8 para el tercero, 4 para el cuarto y 0/1 para el quinto.

Así que la clave va a estar entre ser tercero o cuarto. El primero y segundo parece que serán PP y PSOE. El tercero y cuarto serán VOX o Ciudadanos. Es decir 20/21 para PP, Cs y VOX y solo 10/11 para la izquierda. En el mejor de los casos para ellos, la izquierda retrocede 1 escaño.

Por eso, el verdadero voto útil de la derecha en Castilla León es votar a VOX y ayudarle a vencer en su competida pugna con Ciudadanos.

Porque, en ningún caso el voto a VOX va a quitarle un escaño a la derecha. Un voto al PP, sin embargo, puede darle 4 escaños más a Ciudadanos. Y, quién sabe si esos 4 escaños de Ciudadanos pueden ser los que mantengan al felón de Sánchez en la Moncloa. Ya sabemos que Rivera ha dicho que no va a pactar con el PSOE. Pero no sería la primera vez que la veleta naranja dice una cosa y hace la contraria.

Así que no se deje confundir por los cantos de sirena del PP. Si usted está a favor de la Unidad de España, la Vida, la Familia, la Libertad y la Propiedad puede votar a VOX con la tranquilidad de que su voto será más útil que nunca.

Dese ese gustazo.