Se multiplican las agresiones a militantes de VOX tras la “alerta antifascista” de Pablo Iglesias

Tras las elecciones andaluzas, el líder de Podemos llamó a la movilización contra VOX. Desde entonces, se han producido diversos ataques contra miembros y sedes del partido

Las elecciones andaluzas del pasado diciembre evidenciaron un nuevo cambio en el panorama político nacional con la irrupción de un nuevo partido: VOX. La lista encabezada por Francisco Serrano obtuvo casi 400.000 votos y su entrada en el parlamento andaluz permitió, por primera vez en democracia, sacar al partido socialista del gobierno de la Junta.

PUBLICIDAD

La noche electoral del dos de diciembre terminó con el llamamiento de Pablo Iglesias a frenar el avance de los de Abascal. El líder de Podemos decretó la alerta contra VOX y animó a los sectores más radicales de la izquierda a “movilizarse” para frenar su avance en el resto de España.

El llamamiento a la movilización de Iglesias ha calado entre los miembros de este extremo político. Algunos han respondido a la llamada con agresiones y movilizaciones violentas contra sedes y mesas informativas de VOX en toda España e incluso acosando a sus militantes en su vida privada. Eldebate.es ha contabilizado más de una decena de vídeos y testimonios de militantes del partido que han denunciado ataques.

Adelante Andalucía, la marca bajo la que confluía Podemos a las elecciones, acusó unos resultados decepcionantes. Pocos días después de las palabras de los líderes de Podemos ya se vieron las primeras hostilidades contra miembros de VOX en las calles españolas. A mediados de diciembre, los CDR acosaron a los miembros de una mesa informativa del partido en Barcelona.

Los autores del boicot tiraron la mesa e increparon a los informadores con gritos de “fuera fascistas, de nuestros barrios”, una consigna repetida en muchos incidentes similares. Finalmente, los Mossos d’Esquadra formaron un cordón policial alrededor de los afiliados para evitar que les agredieran.

Ya en 2019, el fin de semana del 12 y 13 de enero estuvo salpicado de agresiones y boicots a actos de Vox en varios puntos del país. En Sitges y Zaragoza, sendas mesas informativas fueron atacadas por grupos de izquierda radical. En la localidad barcelonesa, los afiliados que informaban sobre las ideas y programa del partido tuvieron que ser protegidos por la policía.

En Zaragoza, las fuerzas de seguridad no aparecieron pese a las llamadas de los afiliados, a los que se arrojaron objetos y excrementos. Allí, un integrante de la mesa resultó herido por un golpe en la nariz.

Ese mismo día, en Barcelona, 400 independentistas de los CDR atacaron a los asistentes a un acto de “Cañas por España”. Jorge Buxadé, miembro del comité ejecutivo nacional de VOX, atendía a los medios de comunicación que cubrían el acto cuando el portavoz y los periodistas comenzaron a recibir el lanzamiento de huevos y otros objetos hasta que, de nuevo, intervino la policía.

Otro ejemplo en el que se vio implicado un miembro de la cúpula de VOX sucedió al día siguiente. El secretario general del partido, Javier Ortega Smith, protagonizaba un acto en Burgos junto a Ortega Lara cuando un joven se coló y se encaró con el líder de VOX. Tras increparle, trató de abalanzarse sobre él, pero la seguridad del evento evitó que se acercara más al secretario general y lo desalojó del evento.

Otro de los casos más graves se produjo el pasado nueve de marzo, cuando Juan Manuel Rosales, coordinador de VOX en Pontevedra, recibió una paliza por parte de un joven que le propinó varios golpes mientras repartía folletos informativos sobre el partido.

Estos son algunos ejemplos que ilustran la oleada de hostilidad y actos violentos contra miembros de VOX en actos públicos del partido. Incluso en la vida privada, militantes de la formación han sufrido acoso por su afiliación política.

En Lorca (Murcia), un hombre denunció que habían apedreado su comercio y lo habían pintado con frases como “sabemos lo que haces”, refiriéndose a su militancia política.

También las sedes han sido objeto de actos vandálicos como los del pasado 8 de marzo en Madrid durante la huelga feminista o en Maó (Menorca), donde los responsables de la sede de Vox han decidido clausurarla para proteger la seguridad de sus militantes tras denunciar “diversas agresiones” y “amenazas en redes sociales”.

por elDebate.es.

Un medio libre que trata aquellos asuntos ante los que otros muchos guardan silencio. La amenaza de los separatismos, la crisis de valores de la sociedad actual, la corrupción de la clase política o la cuestión migratoria desde un punto de vista inédito.Nadie habla de ello. Nosotros sí