La Vox de la campaña electoral

Querido doble hermano: Te voy a contar algunos pormenores de la extraña campaña electoral en que se hallan sumidos ahora los españoles. Hay algunos ritos que se parecen mucho a los que he podido ver en Londres o en Kansas, pero otros son genuinamente españoles. La característica fundamental es que los mítines (traducción muy particular de meetings) son aquí una especie de fiesta que se celebra al aire libre, en calles, plazas e incluso plazas de toros. Lo facilita el clima más bien seco y soleado, pero en la costa cantábrica pueden verse mítines con paraguas. Los mítines más multitudinarios son los que convoca Vox, que es, como sabes, un partido nuevo que todavía no ha llegado al Parlamento.

Recordando a un famoso filósofo español, José Ortega y Gasset, se podría decir que “en la historia de España casi todo se ha hecho al aire libre, y lo que no se ha hecho al aire libre se ha dejado sin hacer”. De ahí, por ejemplo, el entusiasmo con que se ha aceptado el espectáculo del fútbol, que es, junto a los toros, la segunda fiesta nacional. La tercera es las campañas electorales.

PUBLICIDAD

La campaña electoral que ahora empieza (después de varios meses de pre-campaña) coincide con la Semana Santa. Ya te conté que las procesiones se celebran ostentosamente en las calles y plazas. La Semana Santa más popular es la de Sevilla. Por ejemplo, la procesión del Jueves Santo en Sevilla, a la que asistí el año pasado, dura toda la noche, en la que los bares continúan abiertos, atestados de parroquianos bulliciosos. Pero en esa ciudad andaluza, una vez concluida la Semana Santa, empieza la Feria, igualmente al aire libre. En su día fue de ganado, pero ahora es un jolgorio que dura varios días con sus noches, en la que se come, se bebe, se canta, se baila y se conversa a gritos sin descanso. Asombra la vitalidad de los españoles, especialmente los andaluces. Tengo visto que en varios países europeos y en los Estados Unidos los habitantes de las zonas meridionales son más alegres y ruidosos que los del norte. No sé por qué.

En esta campaña electoral se repite mucho lo de las fake news de los americanos (que aquí dice “norteamericanos”). Hay una estupenda palabra para ello, “bulo”, pero se prefiere el sintagma en inglés. Ya lo dijo un profesor de la Universidad de Salamanca, Antonio de Nebrija, en la introducción de la primera gramática que se hizo del español: “La lengua fue siempre compañera del imperio”. La Gramática se publicó en 1492, el año del descubrimiento de América. Hasta entonces, las gramáticas se habían pensado solo para el latín o el griego, las lenguas hechas para ser aprendidas. Pues bien, el castellano o español (como dice Nebrija), a partir de 1492, se constituye en la primera legua europea que hay que aprender. Esa fue la verdadera señal del imperio español. Hoy (aquí dicen “a día de hoy”) el imperio es el americano.

Los socialistas son un modelo de americanización de la campaña electoral. Han diseñado este eslogan: “Haz que pase”, superpuesto al rostro del líder, Pedro Sánchez, que se hace ver como el presidente Kennedy español. El eslogan es una traducción literal de la frase make it happen, extraída de la película Titanic. Pero en español el “haz que pase” es una frase sin sentido que la gente la entiende completa como “haz que pase pronto” o algo con parecido tono despectivo. En la radio he oído (aquí dicen siempre “escuchado”) la versión sarcástica de la Biblia: “haz que pase de mi este cáliz”.

La mentalidad española ve con muy malos ojos el hecho (normal en Inglaterra o en Estados Unidos) de que un político se pase de un partido a otro. Aquí lo llaman “tránsfuga”, que es algo despreciable, algo así como traidor o renegado. Puede que sea una reminiscencia de la época del imperio, en la que se vituperaba a los judíos que se convertían al cristianismo para evitar el destierro. Los llamaban “marranos”, una voz onomatopéyica para ridiculizar una plegaria de los judíos. Muchos años después, la voz “marrano” acabó designando al cerdo, animal molesto para los judíos. Por cierto, los españoles no tienen dos palabras para el cerdo, como los ingleses: pig (en el corral) y pork (en la mesa). En cambio, en español hay dos palabras para traducir fish: “pez” (en el mar o el rio) y “pescado” (en la pescadería o en la mesa).

Los nuevos partidos, Ciudadanos y Vox, acogen a algunos tránsfugas del PP o del PSOE, los dos partidos establecidos. Ese hecho explica la animadversión contra Ciudadanos y especialmente contra Vox (el último en llegar) por parte de algunos comentaristas políticos. Supongo que así quieren labrarse un prestigio.

Ya te conté lo de las banderas nacionales, que es algo verdaderamente peculiar. Con la excepción de Vox, en los mítines de los demás partidos, no suelen flamear banderas de España, algo que me resulta difícil de entender. Pero lo más asombroso es que los de Vox son tildados de “fascistas” por lo otros partidos. La realidad es que los fascistas de verdad en distintos países acostumbraban a tremolar las banderas del partido, no tanto la nacional. A propósito, el caso más curioso es el de la bandera de la Comunidad Autónoma Vasca. Fue diseñada a finales del siglo XIX como la enseña de un partido nacionalista, el PNV. Se inspiró en el dibujo de la Union Jack británica. Así pues, es un ejemplo verdaderamente fascista en el que la bandera del partido pasa a ser la bandera de la deseada nación vasca. Hitler hizo algo similar para Alemania con la bandera del Partido Nacionalsocialista.

Otro día te contaré más cosas curiosas de este endiablado idioma español, por otra parte, tan expresivo. Espero la prometida visita de mi hermana con los chicos mayores. Ya sé que a ti no te mueve nadie de vuestra magnífica mansión y de tus obligaciones con los turistas de los safaris. Me interesan mucho tus progresos sobre ese particular. Ya sabes que en España tienes una magnífica clientela.

Tuyo, Ñame Busdongo, embajador plenipotenciario en el Reino de España.

 

por Amando de Miguel.

Amando de Miguel es catedrático emérito de Sociología de la Universidad Complutense. Ha publicado más de 120 libros y miles de artículos. Forma parte del Patronato de Honor de la Fundación para la Defensa de la Nación Española (DENAES).