‘La PSOE’

Acabamos de ver como distintos políticos y cargos públicos, todos ellos vinculados y con especial relevancia dentro del organigrama del partido socialista de Andalucía, han sido condenados por sendos delitos de prevaricación y malversación, en el que al parecer y después del asunto de los Pujol, su 3% de comisiones y los escándalos de CIU en Cataluña, resulta ser el mayor caso de corrupción de la historia de España. El caso de los ERE.

Siempre me pareció curiosa la explicación que de este partido me ha dado mi suegro, Malagueño de toda la vida, y de cómo en Andalucía, los críticos con el régimen al que ha estado sometido esta región los últimos 40 años, llamaban y llaman a los socialistas: ‘La PSOE’. Recuerdo que cuando le preguntaba el porqué de esta denominación, me decía: ¡Porque son una banda!

PUBLICIDAD

Pues bien, el que fue presidente de la Junta de Andalucía, Jose Antonio Griñan, ha sido condenado a 6 años de prisión y otros tantos años de inhabilitación, Manuel Chaves el también ex presidente de la Junta, ha resultado igualmente penado por estos mismos hechos, como tampoco se ha librado de la oportuna condena, la que fue icono feminista del socialismo y predecesora de la ‘bonita’ Carmen Calvo en estos menesteres. Me refiero a la ex ministra de fomento con Zapatero, que dijo la famosa frase de: ‘Antes partía que doblá’. Sí, Magdalena Alvarez también ha sido condenada en su calidad de Consejera de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía. 

Y es que esta sentencia del caso de los ERE, por mucho que pretenda diluirse entre el resto de noticias por los medios de comunicación más progresistas, demuestra una vez más de quien estamos hablando: de La PSOE.

Si echamos la vista atrás, nos acordamos de Pepiño Blanco con su famoso maletín en la gasolinera, de las tramas de FILESA, de los GAL y de cómo los enchufados de este partido se dejaban los fondos reservados en los casinos de Biarritz, para acabar montando una chapuza de la que el propio estado español y nuestros cuerpos de seguridad, salieron señalados por su culpa, acabando con el propio ministro del interior de aquel entonces, el Sr. Barrionuevo, también enjuiciado y condenado. 

Podemos acordarnos también de todo lo que rodeó la exposición universal de Sevilla de 1.992, o de los famosos vuelos en ‘el Mistere’ de Juan Guerra, el hermanísimo del ex presidente del gobierno Alfonso Guerra. Y es que estos del PSOE están en todo, por mucho que el ministro Ábalos en un alarde extraordinario de manejo del lenguaje, intente exculpar al partido. 

Nos los hemos podido encontrar también, en  los casos de corrupción de otras formaciones políticas, como fue el ‘caso púnica’ o el de las ‘tarjetas black’ de Caja Madrid, asuntos estos que la izquierda en general vincula con exclusividad al Partido Popular -otro que tal baila-,  pero donde los socialistas también tuvieron su ‘parcelita’ de participación, realizando incluso más gasto con estas tarjetas algunos de la izquierda, que los propios populares. Y es que va a ser verdad, resulta que van a ser una banda.

Si nos remontamos a épocas más remotas y próximas al momento fundacional de este partido y damos un salto en el tiempo, ese salto que precisamente los socialistas llevan queriendo dar los últimos años, con fines electoralistas, para volver a dividir, fragmentar y polarizar a la sociedad española, vemos un panorama en lo que al PSOE respecta mucho peor que el actual. 

Debemos recordar la sustracción de nuestras reservas nacionales de oro del Banco de España, por el ministro socialista Negrín, en connivencia con el también socialista Largo Caballero o como estos, organizaron al parecer el también expolio del Museo Arqueológico Nacional, sustrayendo tesoros, monedas antiguas y demás enseres con este metal preciado, para después fundirlos y entregar los lingotes resultantes a los soviéticos,  en lo que supuso un daño irreparable a nuestro patrimonio. Que vamos a opinar de este partido sin sentimiento nacional, que por aquel entonces preferían gritar Viva Rusia en lugar de Viva España.

Volviendo a tiempos presentes, podemos comprobar como en los territorios de Navarra y del País Vasco, este partido prefiere actualmente alinearse con partidos nacionalistas, separatistas y hasta filo terroristas, en lugar de formar un bloque constitucionalista con otras opciones políticas, ante la mirada atónita de antiguos militantes socialistas, de los de verdad, como puede ser D. Nicolás Redondo Terreros, que ven lo bajo a lo que puede llegar su partido con tal de conseguir gobernar. 

Y es que este partido, también se encuentra dividido a nivel nacional, con un PSC que se preocupa más de los intereses nacionalistas e independentistas que de aprobar medidas solidarias que afecten a la totalidad del territorio nacional, no se remanga para conseguir medidas sociales que  ayuden a la clase trabajadora más desfavorecida, pretendiendo por el contrario, aprobar constante y reiteradamente políticas de ayudas y subvenciones que alimentan el acceso a la profesionalización de la política y fomentan la inactividad laboral, resultando más favorable estar desocupado y recibir una subvención o una ayuda, que trabajar. Todo esto en detrimento del ciudadano de a pie, el pequeño empresario, el autónomo y del que decide levantarse todas las mañanas a ganarse su sustento para no vivir del cuento.

Y es que a la vista está, ni son un partido, ni son obreros, ni menos aún socialistas y desde luego con el daño que han hecho a nuestra nación, tampoco es una formación que merezca bautizarse con el calificativo de español. Sin que sirva de precedente, va a ser verdad lo que dice mi suegro, realmente son una banda: La PSOE.