La ira de Sánchez Gordillo

Sánchez Gordillo está decepcionado con sus marinaleños porque han estado a punto de privarle de la mayoría absoluta por primera vez en la historia de la democracia, y eso no tiene perdón de Dios. De hecho ha recibido menos de la mitad de las papeletas, aunque le ha salvado que ni PSOE (63 votos) ni PP (23) hayan alcanzado representación. 6 concejales gana su partido frente a los 5 de Avanza, una candidatura concebida para defenestrarlo tras cuatro décadas de indiscutida hegemonía. En definitiva, repite como alcalde, pero repite por los pelos y eso le cabrea.

Le cabrea porque le parece una ingratitud… no, más: le parece una traición. ¡Cómo han podido hacerme esto!, se preguntaría incrédulo ante los datos. Y precisamente a él, que tanto tiempo lleva desvelándose para que a su pueblo no le falte (ni le sobre) de na´; a él, grifo del que manan las casas, el trabajo y el aire fecundo de la Sierra Sur.

PUBLICIDAD

Y la injustica le ha enfadado tanto, que ahora promete ser “duro” con quienes hayan tenido la desfachatez de votar en su contra. Se van a arrepentir. Lo afirmó en una asamblea postelectoral, entrecortado por las ovaciones. Las señoras le jaleaban y asentían furiosamente, quizá pensando en esa vecina a la que de una vez por todas iban a poner en su sitio, que buena falta le hace. Una venganza vicaria que con burbujeante regocijo contemplarán por los resquicios de las persianas.

Como digo, en el vídeo de la susodicha asamblea se nota que Sánchez Gordillo estaba especialmente molesto y, por un momento, se puso grandilocuente. Dijo que los suyos iban a ser recompensados, quedando para el resto las “tinieblas”. Prometía represión, algo intolerable en un pueblo democrático. Pero Marinaleda no es un pueblo democrático, es algo mejor: un pueblo utópico. Y la represión llegará porque allí viven 2.600 personas, por lo tanto, para saber quién cojea de qué, le basta con la espuma de las habladurías, con no estar ciego y tener buena memoria, o en su defecto, tener una libretita con las todas cositas bien apuntaditas.

Garantizarse un futuro en Marinaleda no exige estudiar ni trabajar ni tener talento, sino que Sánchez Gordillo te vea la cara y le llegue con nitidez el entusiasmo de tus aplausos; que si ves un disidente por la calle, te cruces de acera refunfuñando, refunfuñando fuerte, que tu refunfuñar atraviese los visillos, que se escuche con claridad hasta en el ayuntamiento. Eso es emprender.

De cualquier modo, es comprensible que el alcalde del perenne palestino esté sulfurado. Puede que todavía no le haya llegado la hora, pero ha escuchado los primeros aldabonazos en su puerta. Pese a ser el Robin Hood del Mercadona y liderar la Dictadura de Su Proletariado, pese a cuarenta años de adoctrinamiento asegurando que él ordeña las nubes y hace crecer el trigo, pese a tener la llave de todas las casas y ejercer, a calzón quitado, un caciquismo de terrateniente marxista, pese a todo eso, más de la mitad de los marinaleños han votado en su contra. Es normal que se le escapen salivazos incandescentes cuando habla. Estos resultados han iniciado la cuenta atrás.