España: el despertar de la fuerza

Hay una España viva que sabe lo que se nos viene encima; pero también hay una España ciega que se niega a encarar de frente la realidad que nos promete el nuevo gobierno socialcomunista aupado al poder por el separatismo. Hace dos días, un periódico como el ABC titulaba su portada “Sánchez acaba con la socialdemocracia”. Falso: el socialismo español se echó al monte del radicalismo, guerracivilismo y totalitarismo con ZP. Y la socialdemocracia sigue vivita y coleando en el cesto donde fue a parar desde entonces, el PP. No, lo que ha matado a traición Pedro Sánchez es el espíritu de concordia, la tolerancia y el respeto a las formas democráticas.

Pero ¿por qué hay una España ciega todavía? ¿Cómo es posible que la banca, las grandes empresas, los militares, policías y guardias civiles, los autónomos y tantos otros colectivos permanezcan impasibles o callados ante el cambio de régimen impuesto por el PSOE, Podemos, ERC, PNV, Bildu y demás? Sólo cabe una explicación: que no se creen que el nuevo gobierno vaya a poder hacer lo que dice.

PUBLICIDAD

Hay quien piensa que el destrozo económico que augura el plan de más gasto y más impuesto, lo va a parar la Unión Europea, quien parea sostener a un euro todavía en crisis, no se podrá permitir una España que no cumpla. Para mi, confiar en la UE es un acto de pura ingenuidad. Europa nunca ha estado cómoda con España y nuestros vecinos más próximos siempre han preferido una España débil a una nación fuerte, como ellos. Las última decisiones, de Bélgica a esa cámara de despilfarro que  nunca debió existir, como es el parlamento europeo, en apoyo de los separatistas catalanes y en contra de España debería servirnos de suficiente alerta. 

Hay quien cree que la ley y el marco institucional protegerán a los españoles del terror rojo que se nos viene encima. Pero eso es tanto como creer que estos socialistas del Siglo XXI creen y están dispuestos a respetar las instituciones y la ley. Y ya se ha visto durante el debate: si la ley no les gusta porque les resulta un impedimento, se denigra, y se hace un llamamiento a no cumplirla. No se sienten obligados más que con ellos mismo y sus planes, no nos equivoquemos.

En tercer lugar hay que ve en este gobierno un Frankestein, incapaz de echarse a andar sin que chirríe alguna de sus parte y prevé que durará poco habida cuenta de las contradicciones que hay en su seno. Es más, se piensa que Sánchez, a quien lo único que le importa es dormir en su nuevo colchón en Las Moncloa, lo que prometa a Podemos, ERC y demás, se la refanfinfla y que, en cuanto pueda, les engañará también a ellos como ha hecho con sus electores. Eso supondría que Sánchez es más listo que todos sus socios y que les está ofreciendo el abrazo del oso para acabar con ellos, pero lo duco. En la dinámica de rivalidad existencial entre Sánchez e Iglesias, es éste último quien tiene más que arriesgar, ha dado prueba de mayor visión y, yo creo, que es el más apto de los dos para llevarse el gato al agua. Por tanto, imaginar que en unos meses Sácnhez se hará con todo el poder y que, acto seguido, volverá al moderantismo (donde nunca ha estado, dicho sea de paso), es un acto de fe. Y la fe, me temo, no es la mejor herramienta para crear una estrategia de salvación de España.

También hay un grupo de personas que dicen que el nuevo gobierno no se atreverá a modificar sustancialmente nuestra democracia. Teniendo en cuenta que no respetan la Corona ni el papel que cumple, es ya mucho decir. Dicen que los 52 diputados de Vox, los 80 y pocos del PP y Ciudadanos servirán de dique de contención. Ojala, pero me temo que el Parlamento español no sea dique de nada. La democracia y la libertad es mucho más y será fuera del hemiciclo donde se dispute su futuro. Primero vendrá la mordaza informativa y a la libertad de expresión. Se pondrá en marcha una campaña de demonización de todos aquellos que disientan del nuevo gobierno, desde este medio a grupos como Intereconomía o Libertad Digital; se perseguirán organizaciones como Hazte Oir; se silenciarán a los partidos de la oposición en las redes sociales y medios de comunicación. Lo hemos visto en otros sitios donde los líderes de Podemos y asociados han intervenido. Además, Sánchez ha dado suficientes pruebas de ser un matón. Irá a por los débiles para cercenar a los más fuertes.

El terror se aplica no sobre las instituciones, sino sobre las personas. En la URSS lo sabían bien, como también lo saben en China, Venezuela, Irán o Corea del Norte. Porque el individuo aislado es más débil que las instituciones colectivas. Pero todo se andará.

En estos momentos tendría que haber ya una red de defensa de la democracia española. Desgraciadamente sólo unos cuantos ven el peligro que nos acecha. Pero para que España viva se necesita más. No se puede dejar a Vox cargar con toda la responsabilidad y que sean los nuevos 300 de la Historia. Hay que vencer y desterrar el odio de la izquierda de una vez para siempre. NO tenemos un gobernó normal y con la normalidad nunca superaremos los destrozos que nos prometen.  Si no hacemos nada, como avisó ya el gran Edmun Burke, será el mal lo que triunfe. Porque sabemos lamentablemente que, a veces, el mal triunfa.