Aragorn en Madrid

“Así que (…) todos los fanfarrones neoliberales, déjense de joder. No a la destrucción del cine argentino”. Así concluía el contundente video en el que Viggo Peter Mortensen (Nueva York, 1958) criticaba al presidente argentino Mauricio Macri y al entonces ministro de Cultura Pablo Avelluto por la supuestamente nefasta política oficial (por ellos diseñada), pérfidamente destinada -siempre según Mortensen- a arruinar al cine del país sudamericano en brutal contrapunto con la gestión de Néstor y Cristina Fernández de Kirchner (2003-2015), bajo cuyos mandatos presidenciales creció una ingente cantidad de proyectos cinematográficos que no vieron la luz y que consumieron una enorme cantidad de recursos públicos.

No sería la primera vez en que el actor estadounidense se metería en asuntos políticos.

PUBLICIDAD

Con seguridad uno de los mejores actores de su generación, Mortensen trabajó a las órdenes de directores de la talla de Brian de Palma, Peter Weir, Tony (y Ridley) Scott, Gus Van Sant, David Cronenberg, Walter Salles y Peter Jackson, entre otros. Fue justamente el neozelandés Jackson quien lo catapultó a la fama al otorgarle el papel de Aragorn -hijo de Arathorn II y sucesor de Gandalf en el liderazgo de la Comunidad del Anillo-, uno de los personajes más importantes de la oscarizada trilogía El señor de los anillos, llevada al cine a partir de las novelas de John Ronald Reuel Tolkien.

Y justamente fue Aragorn el leit motiv utilizado por el protagonista de Green book para atacar a VOX en una insólita carta de lectores dirigida al diario El País, del día 7 de mayo pasado. En ella, Mortensen utiliza los ya clásicos lugares comunes de la crítica al partido de Santiago Abascal y tacha a VOX de “grupo político antiinmigrante, antifeminista e islamófobo”.

No menciona Mortensen otro de los conflictos españoles que suele interesarle. Como ya describía El Mundo en una crónica firmada por Eduardo Verbo el año pasado, su familia política (a partir de su pareja Ariadna Gil) es un firme puntal del independentismo catalán. El propio Viggo manifestó su apoyo al “procés” y firmó el manifiesto titulado Let catalanes vote (“Dejen votar a los catalanes”), suscrito por -entre otros- varios premios Nobel de la Paz (el argentino Adolfo Pérez Esquivel, la guatemalteca Rigoberta Menchú y el sudafricano Desmond Tutu), así como el dramaturgo italiano Darío Fo y el político irlandés Gerry Adams. Como culminación de esta adhesión al catalanismo más radical, se afilió a la asociación Òmnium Cultural, cuyo presidente Jordi Cuixart se encuentra -por estos días- siendo juzgado por varios delitos ante el Tribunal Supremo.

El final de la carta escrita por Viggo provoca cierta inquietud: “(…) VOX ha entrado en el Congreso con 24 escaños; no es un chiste, y habrá que estar atentos y proactivos, como lo es (sic) Aragorn en la saga de Tolkien”.

Es cierto, Viggo. Habrá que estar atentos.

por Eduardo Fort.

Soy porteño, es decir, de Buenos Aires. Escéptico, pero curioso y abierto a lo que pueda suceder. Defensor de la libertad -cuando hace falta- y el respeto a los valores occidentales. Amante del cine, la literatura, la música y el fútbol. Creo en Clint Eastwood, Johan Cruyff y Jorge Luis Borges. Soy licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid y doctorando en Estudios Norteamericanos por la Universidad de Alcalá.