Los inmigrantes tendrán acceso a la sanidad en las mismas condiciones que los españoles