“Estoy muerto en vida, veo dos horas a la semana a mi hijo”. Historias de padres maltratados por la Ley de Violencia de Género

En el día del padre, divorciados cuentan a eldebate.es los problemas que tienen para ver a sus hijos y cómo se encuentran desamparados por la justicia

“Si hablo contigo, me pegan”, esto es lo que el hijo de Arturo (nombre ficticio para mantener su anonimato) le dijo a su padre en una de las salas del punto de encuentro en el que tiene que visitarlo a contrarreloj. Arturo está denunciado por Violencia de Género como parte, alega, de la estrategia de su exmujer (y el abogado de esta) para evitar que pueda ver a su hijo.

PUBLICIDAD

Como cuenta Arturo, él recibió una denuncia por violencia de género después de insistir en ver a su hijo según lo estipulado en el acuerdo de divorcio y después de que su mujer dijera que la había empujado durante una de las entregas del hijo. La madre se mudó a otra ciudad durante el proceso de divorcio alegando que se cambiaba de trabajo, pero Arturo descubrió que quien figuraba como contratante del nuevo empleo era precisamente su abogado y que era parte de una estrategia para no dejarle ver al niño.

“Quieren proteger a las mujeres pero, ¿qué pasa con todo el sufrimiento que generan en abuelas, tías, etc.?” Arturo no culpa a las mujeres, sino a la herramienta de la Ley Integral de la Violencia de Género: “ante una situación normal como es el reparto entre dos personas que terminan su relación, se está dando a una de las partes una herramienta que se entiende como arma de guerra”.

Además, denuncia la impasividad de los Servicios Sociales para proteger al menor. “Mi hijo no tiene agua caliente. Si no están para proteger a un niño en estas situaciones ¿Para que están?”, lamenta.

Mientras se resuelven sus apelaciones, que avanzan lentas en los juzgados, Arturo viaja 2.000 kilómetros los fines de semana para poder ver a su hijo. Si no lo hace, se entiende que no hace uso de su derecho y que es un “mal padre”.

2 horas a la semana con su hijo

Francisco Javier Barcina solo puede ver a su pequeño dos horas a la semana. Una el miércoles y otra el sábado.

Denuncia que, aunque los psicólogos y médicos a los que ha acudido afirman que está capacitado para ejercer las funciones del progenitor, el juzgado de familia de Logroño no comprueba los informes. “Solo pido que, si me han acusado de no estar bien, llamen al centro de salud a ver qué conclusiones han sacado los médicos que me trataron”, afirma. Ha solicitado varias veces que se revisen estos informes del Centro de Salud Espartero, en Logroño, pero la jueza, lamenta, lo ha ignorado.

Aún así, sigue disfrutando cada momento que pasa en el punto de encuentro con su hijo, que se divierte y juega constantemente con él. “Estoy muerto en vida por ver solo dos horas a la semana a mi hijo”, afirma Francisco Javier, que lleva casi 5 años en esta situación.

Abogados que incitan a presentar denuncias falsas

Más allá de las víctimas de situaciones injustas derivadas de la Ley de Violencia de Género, varios abogados contactados por eldebate.es afirman que compañeros de profesión instan a las mujeres a presentar denuncias para bloquear procesos de custodia compartida.

Al presentar una denuncia por violencia de género en un proceso de divorcio, el caso pasa al juzgado de Violencia de Género. Por otra parte, la mujer accede a una serie de servicios durante el proceso y obtiene privilegios como la posibilidad de llevar al hijo a un psicólogo sin consentimiento del otro progenitor, aunque no haya una sentencia condenatoria contra el hombre.

“Se está utilizando esta ley para evitar la custodia compartida” afirma un abogado especializado, que tiene constancia de que otros abogados recomiendan a sus clientas denunciar a sus exparejas. También denuncia la situación de indefensión en la que se encuentran hombres como Arturo. A él, abogados expertos le han llegado a decir que un hombre inmerso en un proceso por violencia de género no tiene ningún derecho civil. Estás anulado”.

El letrado concluye cuestionando las cifras que aporta la administración sobre denuncias falsas: “Los datos sobre denuncias falsas que aporta el INE no son ciertos, el porcentaje es mucho mayor. El problema está en la dificultad para demostrar que una denuncia es falsa. Esto que lleva a los juzgados a archivar la mayoría de estos procesos”.

por elDebate.es.

Un medio libre que trata aquellos asuntos ante los que otros muchos guardan silencio. La amenaza de los separatismos, la crisis de valores de la sociedad actual, la corrupción de la clase política o la cuestión migratoria desde un punto de vista inédito.Nadie habla de ello. Nosotros sí