Bernardo Montoya confiesa el crimen de Laura Luelmo: ‘Traté de violarla pero no fui capaz’

“La engañé porque la mandé a un callejón sin salida donde no había supermercado ni nada”, ha asegurado.

Bernardo Montoya, de 50 años y con un largo historial delictivo a sus espaldas, ha reconocido ante la Guardia Civil que mató a la profesora Laura Luelmo, menos de 24 horas después de ser detenido por los agentes.

PUBLICIDAD

Montoya, de 50 años y con un largo historial delictivo a sus espaldas, ha reconocido ante la Guardia Civil que mató a la profesora Laura Luelmo, menos de 24 horas después de ser detenido por los agentes.

El informe preliminar de autopsia reveló que la víctima murió entre 48 y 72 horas después de su desaparición de un fuerte golpe en la frente producido con un objeto contundente.

Aquí la transcripción completa de su declaración, publicada por nuestros compañeros de ‘Espejo Público’:

“La chica salió de su casa y se me acercó a preguntarme algo. Yo estaba sentado en una silla en la puerta de la mía que están frente a frente. Ella me dijo: “Hola vecino, oye ¿sabrías de algún supermercado por aquí?, es que soy nueva”. Yo le respondí, claro mujer y le di una dirección. La engañé porque la mandé a un callejón sin salida donde no había supermercado ni nada. En cuanto se alejó un poco yo corrí a por mi coche. Me monté y dando un rodeo llegué primero al callejón. Allí esperé a que llegara, cuando la chica apareció en el callejón sin salida, se quedó como sorprendida y me preguntó: ¿Qué haces aquí?, y mirando hacia los lados dijo: ¿Y dónde está el supermercado? Entonces sin decir palabra, la agarré y golpeé con violencia su cabeza contra el maletero de mi coche. Quedó inconsciente en el suelo. Tenía una cuerda en el vehículo y aproveché un trozo para atarle las manos a la espalda. La metí en el maletero del coche y la envolví en una manta con el propósito de agredirla sexualmente después. Conduje hasta el lugar donde la encontraron. Al llegar, la desnudé de cintura para abajo y traté de violarla, pero a pesar de que ella estaba inconsciente no lo conseguí. Lo intenté pero nada. Juro que al final no la agredí sexualmente. Luego me asusté. La saqué del coche y la trasladé como pude hasta la zona de jaras y me fui corriendo, pero juro que cuando yo la dejé allí ella todavía estaba viva”.

‘Exigimos cadena perpetua’

“No hay que legislar en caliente. Eso es lo primero que se les ocurre a algunos cuando hay un atentado islamista, cuando un violador en serie vuelve a violar a una mujer incluso asesinarla en un permiso carcelario, cuando un menor es asesinado, maltratado… no hay que legislar en caliente. Es lo primero con lo que nos advierten. Y eso nos lo dicen los que no legislan ni en caliente ni en frío ni en templado”, ha comenzado Santiago Abascal.

“Sucede además que la dictadura “progre” ha impuesto una visión según la cual el delincuente es una especie de víctima de la sociedad que se ve empujado a cometer los delitos y se buscan las razones por las que el delincuente actúa. Hay una especie de solidaridad siempre con el delincuente que acaba por eliminar las nociones más elementales de justicia”, ha sentenciado.

“Desde VOX, exigimos la aprobación de una cadena perpetua sin ningún tipo de posibilidades de reinserción para determinados delitos. Para proteger a la sociedad, para castigar al delincuente y para resarcir a la víctima”, ha aseverado.

por elDebate.es.

Un medio libre que trata aquellos asuntos ante los que otros muchos guardan silencio. La amenaza de los separatismos, la crisis de valores de la sociedad actual, la corrupción de la clase política o la cuestión migratoria desde un punto de vista inédito.Nadie habla de ello. Nosotros sí