La yihad en España (III): Estado Islámico

El autoproclamado califato revolucionó el yihadismo internacional valiéndose del creciente poder de convocatoria de las redes sociales.

España es uno de los países más amenazados por el terrorismo islamista. El conflicto armado sirio gradualmente ha resonado en ambientes yihadistas en nuestro país. La naturaleza gradual de este proceso explica la “yihadización” progresiva del conflicto.

PUBLICIDAD

Las Primaveras Árabes, esos procesos pseudorevolucionarios financiados y alentados desde Occidente, crearon el caldo de cultivo ideal para la proliferación de grupos yihadistas, especialmente en Siria. En enero de 2012 se anunció oficialmente la creación del Frente Al Nusra y, en la primavera de 2013, hubo un enfrentamiento entre esta organización y el entonces Estado Islámico de Irak, que fue rebautizado como el Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL/EI).

Durante el año siguiente, esta organización se convirtió en la más poderosa dentro del mapa de la insurgencia yihadista y siria. Como es bien sabido, una vez que estas posiciones en Siria se fortalecieron, el Estado Islámico comenzó una ofensiva en el triángulo sunita de Irak en la primavera de 2014, lo que le permitió a la organización tomar el control de Mosul y proclamar el comienzo de un presunto califato en junio de ese año.

En 2012 ya se tenían noticias de ciudadanos residentes en Europa que habían sido reclutados para luchar en Oriente Medio, especialmente en Siria e Irak. Desde entonces y hasta diciembre de 2016 se fijó en 204 el número de españoles –nacionales o residentes– que habían atendido la invitación yihadista a trasladarse a dicha zona de combate, cifra muy alejada de las de Francia, Bélgica, Alemania o el Reino Unido pero preocupante en cualquier caso.

España es central a la hora de analizar la amenaza yihadista en relación con los países de Europa Occidental porque sigue siendo el que ha sufrido la cadena de atentados más letales hasta ahora ejecutados –191 muertos en los ataques del 11 de marzo de 2004, seguidos en orden de importancia por los 130 producidos en París el 13 de noviembre de 2015-. España también es el país que ha sufrido más recientemente un gran atentado, el de Barcelona en agosto de 2017.

En los seis primeros meses de 2017 se han realizado 27 operaciones con 37 detenidos, que ascendían en agosto a 51. Si el número de detenidos es importante, la preocupación se incrementa en la medida en que mensajes procedentes del EI, y en particular la insistencia en septiembre de 2014 y mayo de 2016 de su ideólogo Abu Muhamad Al Adnani invitando a sus seguidores a atentar en casa, incrementan indudablemente el nivel de amenaza en nuestro país. Al Adnani sería eliminado en Alepo el 30 de agosto de 2016, pero su mensaje sigue activo en las redes y se evoca continuamente.

Las reformas introducidas en el Código Penal tanto en 2010 como, sobre todo, en 2015, han permitido incorporar delitos como la colaboración con individuos que a su vez contribuyan a las actividades de las organizaciones terroristas, el delito de autoadoctrinamiento o la posesión y diseminación de material que sirva a ese fin o el desplazamiento a zonas controladas por organizaciones terroristas para colaborar con ellas, entre otros.

por elDebate.es.

Un medio libre que trata aquellos asuntos ante los que otros muchos guardan silencio. La amenaza de los separatismos, la crisis de valores de la sociedad actual, la corrupción de la clase política o la cuestión migratoria desde un punto de vista inédito.Nadie habla de ello. Nosotros sí