La yihad en España (II): el día después del 11-M

Tras los atentados terroristas de Madrid, las operaciones policiales se sucedieron en todo el territorio nacional y dejaron a la luz una amenaza incontrolable.

Los atentados terroristas de Atocha marcaron un antes y un después en la respuesta policial a la amenaza terrorista. En las semanas posteriores al ataque se detuvo a más de un centenar de personas, muchas de las cuales fueron posteriormente puestas en libertad sin cargos. La mayor parte de esos detenidos tenía un perfil bajo en el atentado, relacionado con facilitar la salida de España a los verdaderos protagonistas de los ataques.

PUBLICIDAD

Las redes argelinas, tan activas en el período anterior, pasaron a un segundo plano y se dedicaron al reclutamiento y envío de dinero a la base de la organización en Argelia. La actividad de reclutamiento fue particularmente activa en los años en los que se encontraba en plena efervescencia la insurgencia yihadista contra las fuerzas aliadas en Irak.

En 2006, Ayman Al Zawahiri hizo público el juramento de fidelidad del líder del GSPC a Osama Bin Laden, y en enero de 2007 el GSPC cambió su nombre por el de Al Qaeda en el Magreb. Desde entonces se produjo un incremento de las menciones amenazantes contra Francia y, en menor medida, contra España.

La insurgencia en Irak

Durante esta época, el AQMI estuvo más preocupado en conservar su infraestructura logística en Europa y España que en la preparación de complots terroristas contra estos países.

Al tiempo que la amenaza argelina iba decreciendo, las Fuerzas de Seguridad llevaron a cabo 13 operaciones contra redes yihadistas dedicadas al reclutamiento, financiación y envío de voluntarios a Irak.

El Grupo Islámico Combatiente Marroquí dedicó la mayor parte de sus recursos al apoyo de la yihad en Irak, apareciendo vínculos a él en nueve de esas 13 operaciones. Dicho de otro modo, la insurgencia en Irak se convirtió en la razón de ser del GICM en España.

Las redes de la organización se concentraron exclusivamente en tareas logísticas de apoyo a la insurgencia. 2008 fue el último año con verdadera actividad del GICM en España, un período que coincide con la puesta en marcha del aumento de tropas de la Administración Bush en aquel país.

Los lobos solitarios

En este segundo período aparece una de las figuras clave en la expansión del yihadismo internacional: el lobo solitario. Esos individuos que se radicalizan gracias a las nuevas tecnologías o a los discursos extremistas de las mezquitas de las grandes ciudades y que han convertido la yihad en un fenómeno global. El periodista y escritor José Javier Esparza lo explica en su ‘Historia de la yihad‘ de forma certera.

“La mecha de la nueva yihad ya está encendida y es independiente de la redefinición final de la relación de fuerzas en el espacio de medio oriente e incluso de la bandera formal que adopte el yihadismo más violento. Esa nueva yihad es la que ha surgido al calor del Estado Islámico sobre el lecho largamente abonado por Al Qaeda. Va a ser la yihad global. Global de verdad, es decir, capaz de actuar en cualquier parte, por cualquier medio y en cualquier momento”.

El análisis temporal muestra que la naturaleza e intensidad de la militancia yihadista en España se encuentra estrechamente relacionada con el devenir de las grandes organizaciones yihadistas y con los cambios que se producen en la agenda política de estas, tanto en Europa como en Oriente Medio.

Por tanto, es de prever que en los próximos años la actividad yihadista en España seguirá viéndose afectada por el grado de fortaleza de las grandes organizaciones en Oriente Medio y África.

Informe completo del GEES: ‘La Yihad contra España’.

por elDebate.es.

Un medio libre que trata aquellos asuntos ante los que otros muchos guardan silencio. La amenaza de los separatismos, la crisis de valores de la sociedad actual, la corrupción de la clase política o la cuestión migratoria desde un punto de vista inédito.Nadie habla de ello. Nosotros sí