La manada magrebí: ‘Que se joda la Policía, son unos racistas’

Ocho de los 15 detenidos por una agresión sexual en Santa Coloma han sido puestos en libertad.

Los Mossos de Esquadra han dejado  en libertad a ocho de los 15 detenidos este domingo en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona) por un presunto intento de agresión sexual y por agresión con arma blanca en la estación de Can Peixauet de la L9 del Metro.

PUBLICIDAD

Tras salir de las instalaciones policiales, los jóvenes lanzaron un mensaje contra los agentes ante las cámaras de televisión: ‘Que se joda la Policía, son unos racistas’.

Santiago Abascal ha sido el único líder político que se ha pronunciado sobre lo sucedido. El dirigente de VOX reclamó la expulsión del país de todos los culpables: «¡Hay que expulsarlos! Y exigir responsabilidades a los que los han traído y a los que les siguen llamando. Para Colau y Carmena, estos canallas son “los mejores”», aseveró.

El pasado domingo, la Policía Local de Santa Coloma detuvo a 13 adultos y a dos jóvenes que aseguraron ser menores por una presunta agresión sexual a una joven y una agresión con arma blanca a su pareja en el transcurso de una pelea en dicha estación.

La pareja de la joven fue agredida con un arma blanca y tuvo que ser intervenida de urgencia en el hospital, donde evoluciona favorablemente.

Los Mossos han asumido la investigación de los hechos para determinar las responsabilidades de las dos agresiones. Los detenidos, que iban indocumentados, son jóvenes y sin residencia fija. Desde el Ayuntamiento de Santa Coloma, los responsables municipales han realizado un llamamiento para abordar «de manera global» el problema.

Problemas en Cataluña

En el mes de septiembre, elDebate.es informaba de que más de un centenar de menores inmigrantes había recalado en la comunidad autónoma en los últimos meses y las autoridades no contaban con medios para alojarlos de forma segura.

La llegada masiva de estos jóvenes, la mayoría magrebíes de entre 15 y 17 años, colapsó los servicios de atención a menores de la Dirección General de Atención a la Infancia y a la Adolescencia (DGAIA). Muchos de ellos permanecían internados en dependencias policiales, a las que se les trasladaba con el propósito de identificarlos.

La directora general de Atención a la Infancia, Georgina Oliva, advirtió que «durante el día de hoy y también en los próximos días, equipos de los Mossos de Esquadra llevarán a cualquiera de los Centros que la Dirección General tiene en Cataluña a menores de edad que han sido identificados en las dependencias policiales para que sean atendidos. Así nos lo han hecho saber los propios Mossos».

En una circular enviada a sus más estrechos colaboradores, Oliva explicó que deben «activarse los protocolos establecidos para esta situación excepcional e inesperada».

Según los datos de la DGAIA, en lo que llevamos de 2018 han llegado a Cataluña 2.000 menores inmigrantes, en su mayoría magrebíes, frente a los 300 que asumieron los servicios de acogida catalanes en 2015, o los 1.700 de 2017.

Menores abandonados

Los menores inmigrantes, que llegan a las costas andaluzas sin familiares, constituyen un problema social, moral, económico y político. La Fiscalía de Sevilla cifró en un 575 por ciento su incremento desde hace dos años y prácticamente en Andalucía son atendidos la mitad de los menores no acompañados que logran entrar en España.

Al igual que ocurre en la zona del estrecho de Gibraltar con los efectivos de Salvamento Marítimo, las autoridades andaluzas se encuentran desbordadas por la avalancha y ninguno de los 400 expedientes de repatriación abiertos ha sido aprobado por la Delegación del Gobierno en Andalucía, un organismo al frente del cual se encuentra Alfonso Rodríguez Gómez de Celis.

«Esto se nos ha ido de las manos, porque no hay recursos para aplicar plenamente las consecuencias de la declaración de desamparo de un menor: atención, formación y preparación para la vida adulta de los menores», aseveró en declaraciones a la agencia EFE.

por elDebate.es.

Un medio libre que trata aquellos asuntos ante los que otros muchos guardan silencio. La amenaza de los separatismos, la crisis de valores de la sociedad actual, la corrupción de la clase política o la cuestión migratoria desde un punto de vista inédito. Nadie habla de ello. Nosotros sí